Pidió un mate cocido en un bar, cargó su computadora y le cobraron $40 por la electricidad: “Me sentí estafado”

0
102

Néstor Fernández, un docente salteño, tuvo que pagar un cargo extra por cargar su computadora mientras desayunaba: “El dueño de la confitería no quiso darme explicaciones”, dijo a Infobae

El protagonista es Néstor Elio Fernández, un docente salteño que decidió sentarse cerca de las 9 en una confitería de la capital de su provincia, en La Nueva Gran Flauta, ubicada en calle Victorino de la Plaza. Aprovechó la mañana para desayunar, cargar su computadora y adelantar en ella parte del trabajo que debe realizar a diario frente a sus alumnos.

Lo inesperado ocurrió cuando le trajeron la cuenta: un mate cocido y dos bizcochos le iban a costar $45, pero el total decía $85. “Me cobraron $40 por cargar la computadora. Es inédito lo que me ocurrió. Todas las mañanas desayuno en diferentes bares de la capital y en ningún lugar me había ocurrido algo similar. Cuando llamé al dueño para pedirle una respuesta no quiso darme explicaciones“, detalló el docente a Infobae.

“Carga consumida x” fue el término que decidieron utilizar en el bar para detallar el cobro. “Cuando me fui colocaron un cartel en la puerta que decía ‘carga de celular $20, carga de notebook $20’. Encima tienen otro cartel, el del wifi, que no funcionaba. Me llevé una gran desilusión”, sostuvo

“Soy wichi y dos clases de la lengua originaria. Paso la mitad del mes en el norte de Salta, en las escuelas. Gano $12.000 por mes y la mitad de mi sueldo debo gastarla en viáticos y traslados desde mi casa hasta los colegios. Además soy padre de tres hijos. Para mí los $40 valen mucho”, sostuvo Fernández.

El docente hizo el reclamo ante Defensa del Consumidor

El docente hizo el reclamo ante Defensa del Consumidor

“Me siento estafado”, relató el hombre que denunció lo ocurrido ante Defensa del Consumidor. Fernández agregó que la confitería se negó a darle la factura como comprobante porque estaba vencida y sólo pudo sacarle una foto para dar testimonio del sorpresivo cobro por cargar su computadora. “Uno de los mozos me dijo que al dueño le vino una boleta de luz muy cara y por eso cobraban las cargas. ¿Cuánto puede consumir un celular o una computadora?“, sostuvo.

“Vengo a la capital a realizar trámites y siempre me tomo un momento para desayunar. Son bares concurridos, no siempre voy al mismo pero en todos me atienden de maravilla. Es más, en otros vi como algún cliente deja su celular o su computadora para que se lo carguen. Ese sí que es un gran gesto”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here