Una despedida que sirve para aceitar el funcionamiento

Desde las 20, la Argentina se medirá con Haití, en un compromiso que no resiste el menor análisis desde lo futbolístico y que sólo tiene el interés de ajustar detalles para Sampaoli y que la gente le dé un caluroso adiós al equipo

0
12

Con el Mundial ahí nomás, a la vuelta de la esquina, generando el interés de siempre entre los amantes del fútbol, el seleccionado nacional se despedirá hoy del público argentino en la Bombonera, donde a partir de las 20 enfrentará a Haití.

Si bien el rival no es medida para calibrar la actualidad futbolística del equipo y el resultado figura en un plano secundario, el ensayo puede servirle a Jorge Sampaoli por un par de motivos importantes: para ir ajustando la elección de los once que conformarán la alineación titular frente a Islandia el sábado 16 de junio, día del debut en la Copa del Mundo, y para afirmar ideas y aceitar movimientos antes de la hora de la verdad. Las alarmas que sonaron tras el 1-6 ante España y el problema físico que sufrió Sergio Romero, quien a raíz de esa causa fue reemplazado por Nahuel Guzmán, se sumaron recientemente a los escollos que aparecieron en serie durante la ruta hacia Rusia 2018.

Ya sabemos que hubo innumerables inconvenientes y que Argentina se clasificó angustiosamente y gracias a una soberbia actuación de Lionel Messi en Ecuador, pero todo eso forma parte del pasado. Ahora el grupo mira el futuro inmediato y se enfoca en una competencia que muchos de sus integrantes toman como la última gran chance para abrazarse por siempre a la gloria. Por lo tanto, en el cierre de la preparación y en el transcurso del Mundial, cada paso estará acompañado por una responsabilidad especial y por una ilusión enorme.

Luego de una multitudinaria demostración de cariño brindada por miles de chicos que el domingo presenciaron el entrenamiento del plantel en el estadio de Huracán, el amistoso de hoy y el que se desarrollará el 9 de junio -en Jerusalén contra Israel- completarán el trabajo previo a un certamen al que la Argentina de Messi llega justamente con el mejor futbolista del mundo como estandarte de la esperanza. También con dificultades a cuestas y detrás del mismo sueño que se persigue desde aquel lejano México ‘86 en el que otro monstruo -Diego Maradona- y sus compañeros dieron la vuelta olímpica. En medio de la fiebre mundialista que ya ha empezado a crecer, el modesto Haití, ubicado en el puesto 108 del ranking de la FIFA, le da al compromiso de esta noche el carácter de valiosa experiencia y se suma como invitado a la fiesta de despedida albiceleste.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here